jump to navigation

OKONOMIA ABRE MATRÍCULA Marzo 5, 2017

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, valor social , add a comment

NUEVO CURSO DE OKONOMIA

ESTA VEZ CON LA UNIVERSIDAD POPULAR DE VALENCIA

A

HOSPITAL DE PALABRAS Enero 16, 2016

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, INNOVACIÓN SOCIAL, SROI , add a comment

Las palabras son las piezas con las que construir las realidades, pero en ocasiones nos fallan. Creemos trasladar una realidad pero no es eso lo que ocurre, algunas palabras fueron vaciadas de contenido y ahora son demasiado débiles para construir nuestras vidas.

Llegar a la esencia de cualquier propuesta o contenido exige una construcción verbal que describa, desde la claridad y la sencillez, aquello que andamos buscando o hemos descubierto. En el mundo son muchas las palabras que se han vaciado de contenido, que se han transmutado o desviado. De esta manera llegamos a equivocar las realidades que construimos.

Cuando inicié mi vida como empresario entendí que una empresa era una construcción de un grupo de personas que persigue un objetivo: satisfacer alguna necesidad. Nadie puede vender algo que no se necesita pues nadie se lo compraría. Tenia 16 años y diseñé una empresa que cubría necesidades en cada una de sus acciones, las cubría con el producto que vendía y las cubría con la forma de generarlo. Sin embargo conforme vas conociendo el mercado no entiendes cómo éste posibilita la venta de productos que no cubren necesidad alguna y sin embargo hay necesidades incuestionables que no acepta. Mi idea original se construyó con las palabras de una economía integral, social y solidaria. Mientras la realidad lo hace con las de la economía del egoísmo del capital.

También aprendí, en mis primeros trabajos, cómo se calculaban los precios de los bienes y servicios. Era un escandallo de los costes la base a la que se le añadía el beneficio industrial para llegar al precio. Luego entraba el libre juego de la oferta y la demanda que terminaba de fijar el precio de mercado. También en este caso las palabras han cambiado de contenido. El tiempo me ha enseñado que no todos los costes entran en el precio, sólo entran aquellos que la empresa está soportando. Aquellos que puede exportar los acabaremos pagando por otras vías y no serán parte del cálculo. Cuando como consumidor quieres ejercer ese papel de forma responsable, la estructura de precios del mercado te lo pone muy difícil, confunde nuestras elecciones y nos lleva a pensar que pudiera ser cierto un precio por debajo de los costes reales. Tampoco reconoces el libre juego de la oferta y la demanda, ya que éste no existe. Un mercado regulado y diseñado para el beneficio de unos pocos frente a la población mundial no es libre sino todo lo contrario. La oferta y la demanda se cruzarán entonces con unos precios de partida que no reconocen todos los costes y dentro de unas reglas que dificultan la vida del pequeño y facilitan las concentraciones.

Uno se pregunta entonces si la economía es un medio para que las personas ordenen sus relaciones productivas o un fin en sí mismo. La conversión de herramientas en fines es una habilidad especialmente desarrollada por el ser humano con unas nefastas consecuencias. El dinero es seguramente el más claro ejemplo de esto. El dinero como fin, como producto que tiene sentido en sí mismo, es el que finalmente está detrás de todos estos cambios en los contenidos de las palabras que terminan cambiando nuestra realidad.

Hace unos años construimos un hospital de palabras donde éstas pudieran recuperar su esencia evitando convertirse en zombis. Necesitamos que la economía vuelva a ser una herramienta al servicio de las personas y del planeta. Necesitamos un mercado que ordene la oferta y la demanda dejando espacio para todos. Necesitamos unos precios que respondan a todos los costes realmente generados y nos permitan producir para cubrir necesidades reales.

Podemos salvar a estas palabras y aún más a las realidades que con ellas se construyen, devolviendo al modelo económico todos sus valores. Tenemos que abandonar un modelo que nos habla sólo de valores financieros, rendimiento del capital, para incorporar los valores sociales y medioambientales. Introducir estos valores es lo que ha de permitir que necesidades reales que no reconoce el mercado, como los cuidados por ejemplo, puedan encontrar retornos que nos posibiliten seguir aportando soluciones. Estos valores se crean como resultado de una acción que tendrá sus costes y sus beneficios, sociales y medioambientales. Introducir estos costes junto a los que las empresas ya reconocían reconciliará la palabra precio con su realidad. No será necesario argumentar un precio justo cuando el escandallo ya está mostrando un resultado integral, cuando el total de los costes se reconocen como propios del proceso de producción. En numerosos casos se evidenciarán el total de costes como no asumibles por el planeta, como no rentable. Eliminar las normas que permiten la ocultación o exportación de los costes sociales y medioambientales e incluso facilitar al mercado su juego integral, con todos los valores, hará que realmente la oferta y la demanda se encuentren en el lugar donde todas las personas y el planeta encontrarán la solución a sus necesidades de una forma responsable, sostenible y rentable.

La salud de las palabras como constructoras de realidades es deseable y necesaria. El uso de esas palabras para cambiar el mundo está al alcance de todos. En el caso de la economía tengo la seguridad de que la mayoría de la sociedad es capaz y tendría interés en construir una realidad diferente si tuviera las piezas que para ello se requiere.

La medición del valor social y medioambiental es hoy una realidad accesible para empresas, administraciones públicas y entidades sociales. Una vez conocidos los valores, los podremos gestionar para aportar los mejores resultados, que serán también los más justos y sostenibles.

El emprendimiento social es aquel que se diseña para la obtención del máximo valor social y medioambiental a la vez que asegura una viabilidad financiera. El crecimiento para el emprendedor social no tiene sentido en sí mismo sino que su sentido se encuentra en el crecimiento en valores.

Nittúa

Raúl Contreras

LA MÁSCARA DE LOS MERCADOS Julio 18, 2015

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, justicia social , add a comment

A cierta altura no hay espacio para aquello que nunca tuvo que existir. Nos hemos de reunir todos allí, arriba, en otro nivel, y dejar a los miserables que acaben ocupando los sótanos de donde nunca deberían haber salido.

Las noticias del genocidio internacional bajo el nombre de los mercados, como si fueran un antifaz suficiente para esconder a los que detrás crean esas realidades, se suceden cada día. En unos países, sin disimular lo más mínimo, alimentan las guerras que les permiten apropiarse de sus riquezas. El Congo y Colombia viven esa realidad en la que ser un país rico es la mayor desgracia para los que allí nacieron. No es difícil imaginar que a Alemania o a EEUU no les hubiera ocurrido esto.

En otros países las formas son menos evidentes pero no menos crueles. Hoy países como Grecia sufren una guerra abierta de los genocidas. En esta ocasión los muertos se han suicidado. Llevar a las personas hasta el suicidio les parece exenta de cualquier responsabilidad. Las personas pasan privaciones en sus necesidades básicas y lo hacen, para mayor desgracia, con un sentimiento impuesto de culpa.

El miedo es la herramienta más rentable que manejan esos mercados con la connivencia de los menos-validos que lo permiten desde instrumentos públicos creados para otros fines. Nos dicen haz esto o aquello pues de lo contrario lo perderás todo, tus hijos no tendrán que echarse a la boca y… Cuando te roban la dignidad, te pierden el respeto y te llevan a la miseria y la explotación aun debes estar contento pues pudiste haber muerto.

Cada mañana podemos encontrar varias noticias del genocidio internacional que además intenta institucionalizarse y armarse jurídicamente para demostrarnos que eso es justo porque es legal. El TTIP es un buen ejemplo, y no el único, en este sentido. Los gobiernos de espaldas a sus países pactan en la oscuridad los planes de guerra tramados para cuidar los intereses de unos pocos que concentran cada vez más riquezas. Si alguno sale díscolo el resto de los menos-validos, servidores fieles de los mercados, le explicarán cómo habrán de desaparecer y cómo su caída en picado ha de servir de ejemplo para otros valientes incautos que pudieran estar pensando en adoptar posiciones no obedientes.

 

Contranuncios. Consumir hasta morir

¿Qué hacer desde mi pequeña realidad ante estos gigantes del mal? Lo primero no alimentarlos. Las necesidades del planeta y las personas, la racionalidad económica y la lucha contra los genocidas coinciden como objetivo cuando hablamos de decrecimiento. Reducir el consumo de lo que no es necesario, abandonar el crecimiento por el crecimiento y el consumo sin sentido. Una reducción del consumo selectiva, que dirija nuestros recursos hacia los productores que realmente aportan riqueza y arruinen a los que matan en el Congo o pro-suicidan en España o Grecia. El consumo responsable es una herramienta de gran fuerza ante la que los mercados no sabrán reaccionar, si conseguimos entre todos, con nuestra acción diaria, tener una dimensión suficiente.

Cada acto responsable en mi consumo lo he de dedicar al niño de las minas de coltán y a las mujeres del Congo, al campesino colombiano, a aquel que migra para encontrarse frente a una valla mortífera que le dice que no puede venir a vivir con aquellos que le robamos lo que tenían, al ciudadano griego que sufre la guerra sucia de los mercados con hambre, inclemencias y miserias….

Decidamos ya, cada uno de nosotros, a dónde enviamos los euros que gastamos.

NITTÚA

Raúl Contreras

NITTÚA INFORMA Abril 10, 2015

Posted by NITTÚA in : acciones, cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, exclusión social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social, SPANISH REVOLUTION, SROI, Trabajador Acompañante, valor social , add a comment

11150290_531070017032106_6046529347558069639_n

 

PULSA EL BOTÓN  actua=20ahora

CURSO MEDICIÓN DEL VALOR SOCIAL Diciembre 18, 2014

Posted by NITTÚA in : consumo responsable, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

SROI2015

Para más información sigue este enlace  http://valorsocial.org

OKONOMIA DESDE LA MIRADA DE UN ALUMNO Junio 3, 2014

Posted by NITTÚA in : consumo responsable, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL , add a comment

Me hablaron de Okonomia, y me animaron a apuntarme al curso, me asomé a la web, y el temario en principio me frenó, me dije “yo de todo esto ya se”, o al menos tengo nociones para entender de que va.  Me di una segunda oportunidad,  leí con más atención,  el sistema de aprendizaje de Paulo Freire,  y adiviné que esto iba de otro rollo.

Yo  pensaba……..,  que sabía sobre el temario del curso,  me dí cuenta enseguida, de que no era así. Voy a ser muy bestia la sensación con la que me fui a casa después del primer día de clase, es muy parecida a lo que pudo sentir  Neo (Keanu Reeves) en Matrix, cuando  se toma la pastilla roja que le da Morfeo, Neo empieza a ver la realidad desde la otra parte.

 

pastillas

 

Vivimos en un mundo montado para que consumamos aquello que nos dicen,  y  nos hacen ver que es lo que necesitamos, todo está orquestado y muy afinado,  para controlar a la masa,  la masa que no se entera o que no se quiere enterar de esta orquestación.

Pues Okonomía es como esa pastilla ROJA,  con la mayor sencillez que te puedas imaginar,  te pone en las manos herramientas para que pienses por ti mismo,  para que sepas valorar otras cosas,  otras posibilidades de entender la economía que nos rodea y nos domina.  Conocer,  entender y decidir por ti mismo,  es para mi el objetivo o el mensaje que recibí de Okonomia.

Entrando en detalles,  puedo decir,  que después del curso,  ya tengo abierta una cuenta en un banco virtual  de moneda social,  donde me ingresaban  en L’s, el mismo importe que pagaba por las clases.   Que he conocido y he practicado, otros sistemas de financiación alternativos,  a los que doy un valor extraordinario, por su utilidad.

El sistema de aprendizaje,  me fue muy cómodo,  los coordinadores ponían  una seríe de artículos,  videos,  webs, relacionados con cada tema,  con los que te informabas,  para luego trabajar en clase.

Las sensaciones en clase son gratisimas,   los facilitadores situándose al nivel de los alumnos, consiguiendo siempre el debate y la aportación de ideas.  Con los compañeros,  otro ejemplo para alucinar, no todo el mundo tiene nociones de economía o se preocupa de leer prensa relacionada etc,  pero cualquiera tiene sus puntos de vista o su razonamientos que los suelta en la mesa de debate de cualquier tema,  y te daba la vuelta a todo lo razonado,  esto tambien es Okonomia,  la aportación de todos sus componentes, no es el facilitador,  que te explica un temario etc,  es la aportación de todos y la creación de una forma de aprender.

 

OKONOMIA

 

Me gustaría que Okonomia, siguiera extendiéndose, perfeccionándose en cada réplica.  Imaginar si en cada curso, diez o quince personas eligen la pastilla roja,  y despiertan a otra realidad, poco a poco, la alternativa tendrá más posibilidades de sobrevivir.

 
Juan Carlos Picornell

para NITTÚA

JUNTOS, UNO A UNO, SOMOS TODOS Enero 5, 2014

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, SPANISH REVOLUTION, valor social , add a comment

Aquellos que como yo tuvisteis la suerte de aprender conviviendo con grupos de adolescentes, como educador, seguro que recordaréis cuando algunos padres te decían lo complicado que era manejar uno de esos seres efervescentes. Se veían apurados en demasiadas ocasiones cuando buscaban acompañar en esos años a sus hijos. Algunos optaban por el abandono en el empeño, disfrazado de otras cosas, y otros se empeñaban en ello con dificultad. Era curioso saber que esas mismas hormonas con pies tú las llevabas en grupo con una especial facilidad. Me enamoraron los años que con ellas y ellos estuve. La situación te invitaba a pensar que eras bueno con esos grupos. Al tiempo, cuando no tenías a tu cargo más grupo que tus hijos es cuando entendí a esos padres y sus comentarios.

Hoy cuando intento comprender la reacción irresponsable del consumidor como grupo, la repetición de errores de la ciudadanía como grupo, lo difícil de movilizar desde el pensamiento y lo fácil desde el no pensar, me acuerdo de aquellos años como educador.

Manifestacion-Berni

La masa no es un objetivo duradero. No es sensato ni base para la construcción de un cambio. Somos cada uno de nosotros los que somos capaces de sumarnos sin pensar y a la vez ser de lo más complejos y difíciles de convencer.

Pero hagamos la lectura al revés. Somos cada uno de nosotros una fortaleza que desde la voluntad individual somos irreductibles, vencedores natos ante la falta de sentido, coherencia, justicia, equidad,…. Es ahí donde tenemos que centrar nuestro trabajo y esfuerzo. Cada paso dado en nuestro particular camino será, seguramente para siempre.

No es esto un canto al individualismo, sino todo lo contrario. Es un grito a la fuerza del individuo, de su responsabilidad con el mundo, de su actitud crítica, de su solidaridad y su sed de justicia, de sus capacidades puestas al servicio de una comunidad en la que estamos todos. Es un canto a la suma de las personas, como razón y fundamento de la fortaleza de lo colectivo frente al falso colectivo como escondite del egoísmo alineado.

Nuestros deberes, son entonces, trabajar en nosotros mismos el cambio que queremos que los demás acompañen. Sólo así podremos construir ese movimiento ciudadano con fuerza de cambio. Una comunidad construida con generosidad y empatía, donde todo el mundo quepa y no sea un reducto de los “buenos” para los “buenos”.

Trabajemos el colectivo desde el individuo y la construcción que levantemos juntos no ha de tener debilidad alguna por la que se filtren los virus del egoísmo, la egolatría o la autojustificación.

Y ahora SÍ. Cada uno de nosotros tiene delante una hoja de ruta para construir un “todos” que nos lleve a ese otro mundo que no sólo queremos sino que exigimos. Andemos cada uno nuestro camino y vayamos, en nuestros pasos, compartiendo la experiencia para facilitar y posibilitar el camino común.

¿Cómo ejerces tu consumo? ¿Cómo vives tu responsabilidad con la sociedad? ¿Cómo favoreces el conocimiento de los demás? ¿Cómo ejerces tu solidaridad en el día a día? ¿Cómo amas? …….

JUNTOS PODEMOS MÁS, SIEMPRE QUE CADA UNO HAYA HECHO SUS DEBERES PROPIOS.

NITTÚA
Raúl Contreras
Núria González

FELIZ 2014 Diciembre 22, 2013

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, exclusión social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

Desde NITTÚA deseamos, para todos, una acción sin precedentes que cambie el injusto rumbo de este mundo

a

 

Nos vemos en el 2014

LA ECONOMÍA ES DE TODOS Noviembre 4, 2013

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

Salimos a la calle, entramos en casa, llegamos al trabajo y la economía nos persigue allá donde vayamos. Han llegado incluso a convencernos que no hay nada en este mundo que no esté controlado por la economía. Y lo que es peor, nos trasladan de muchas maneras, que además nosotros no podemos comprender y debemos asumir su omnipotencia.

Cuánta mentira, cuánta carencia de rigor, cuánto análisis parcial, escorado, inservible fuera de las peceras donde viven. Las consecuencias de aceptar esta realidad virtual son nefastas para las personas, sobre todo para las personas como colectivo, para la ciudadanía.

La economía es nuestra, es de todos y en nuestras manos está que su control vuelva estar donde le corresponde. A partir de ese momento volverá a ser una herramienta al servicio de la creación de riqueza común. Una economía útil, al servicio de los valores que nos ordenan realmente en nuestras vidas y distante de las partidas de poker en las que se apuesta a favor de la pobreza ajena buscando pingües beneficios financieros.

Para conseguir esto debemos conocer esta herramienta, saber utilizarla para que cumpla con nuestras expectativas y necesidades. Debemos empoderarnos y democratizar la economía y así, convertirla en la forma de alcanzar la riqueza común.

OKONOMIA, la escuela popular de economía, tiene éste como su objetivo. Inició su actividad hace ya un año y hoy vuelve a abrir sus aulas para que todos aquellos que así lo quieran puedan trenzar las riendas que le permitan controlar su economía. Tanto la doméstica como la colectiva, pues en ambas dos tenemos mucho que decir y que aportar.

El año pasado un primer grupo de personas construyeron su conocimiento, siguiendo la pedagogía de Paulo Freire, desde sus necesidades y sus realidades. Este año, Okonomia no sólo vuelve a abrir su aula en Benimaclet sino que lo hará en enero en otras ciudades españolas. De este primer grupo hemos recogido algunas impresiones de quienes vivieron esa primera experiencia y hoy las compartimos con todos en el siguiente vídeo.

 

 

Sé el dueño de tu economía. OKONOMIA abre la matrícula para la Escuela Popular de Economía, ponte en contacto con nosotros a través del correo info@okonomia.eu o visita nuestra web http://okonomia.eu

 

OKONOMIA es una escuela que poco a poco va siendo de todos y para todos.

 

NITTÚA

Raúl Contreras

Núria González

 

CAMPAÑA DE CONOCIMIENTO LIBRE Octubre 30, 2013

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social, valor social , add a comment

Captura de pantalla de 2013-10-30 14:01:41pulsa sobre la imagen y accederás a la información sobre nuestros cursos

OKONOMIA   –   SROI   –   TRABAJADOR ACOMPAÑANTE