jump to navigation

EMPRESA O NEGOCIO abril 1, 2018

Posted by NITTÚA in : cambio social, economía solidaria, emprendedor social, exclusión social, justicia social , add a comment

Cada vez con más claridad podemos reconocer cómo se propone el diseño de productos como vía para el emprendimiento. Una propuesta irresponsable de quien la hace en esos términos.

Cuando se diseñan productos estamos trabajando sobre una parte de la empresa exclusivamente. Creamos herramientas vacías de objetivos que esperamos provoquen una demanda o tengan la suerte de encontrarla, pues suelen ser construcciones desde la oferta. Propuestas distantes del conocimiento de la necesidad y carentes de un objetivo que le aporte coherencia, resiliencia y capacidad de desarrollo.

 

Foto – Sasha Asensio

Una cosa es contrastar los puntos más problemáticos de un proyecto antes de invertir grandes esfuerzos en él, sondear el mercado o testar mi producto, por ejemplo, y otra es sólo hacer eso.

Crear una empresa es iniciar una carrera de fondo. Es un esfuerzo de largo recorrido que persigue un objetivo. En la empresa social este objetivo contiene tres valores. No existe empresa sin objetivo, sin un equipo humano, un modelo de gobernanza y unas herramientas para conseguirlo. Cuando sólo nos centramos en las herramientas estamos diseñando productos y eso tiene consecuencias:

 

Foto – Sasha Asensio

Crear empresa es mucho más que crear producto.

Crear empresa es crear en el largo plazo, es crear desde el territorio y la necesidad.

La empresa es más resiliente cuanto más claro tiene el objetivo y mejor situa a la herramienta como tal. Una empresa que no es capaz de rehacerse, de adaptarse al mundo y a las posibilidades que éste aporta para alcanzar el objetivo está llamada a morir joven o en el mejor de los casos vivir en una decadencia continuada hasta la extenuación.

Diseñar producto, como todo proyecto, está apoyado en una cultura del corto plazo que persigue el beneficio y no la generación de riqueza, construye negocio, no empresa.

 

Nittúa

Raúl Contreras

EN OCASIONES ES NECESARIO CAMBIAR LAS COSAS PARA QUE NADA CAMBIE enero 27, 2018

Posted by NITTÚA in : cambio social, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

De crío recuerdo cómo me turbaba el pensamiento, a la vez que captaba toda mi atención, el mago que en la tele cortaba por la mitad a su compañera y luego aparecía integra y sin un rasguño. Siempre pensé que esa magia tenía un poder especial sobre el pensamiento de las personas. Con los años uno conoce la naturaleza de los trucos y los lee en el contexto de un espectáculo de entretenimiento en el que obtienen nuestra admiración por sus habilidades y destrezas. Hasta aquí todo va bien. El problema surge cuando empiezas a ver a otros “nomagos” cuyos actos lejos de ser trucos inofensivos y destinados al disfrute de las personas buscan su lucro personal haciendo creer que la sierra realmente ha partido a la persona cuando en verdad esto no ha ocurrido.

El esfuerzo de muchos miles e incluso algunos millones de personas en el mundo para cambiar las cosas, para proteger la vida, no es magia. Viene de la magia interior de todas estas personas, héroes anónimos la inmensa mayoría, pero sus actos son reales y fruto de un gran esfuerzo, normalmente realizado contra corriente. Su fuerza es tal que desacreditar los resultados o intentar esconderlos es casi imposible pues la realidad es tozuda y no se deja hundir en el fango. Ante esto aparece el “nomago” como el hacedor de cambio para que nada cambie. Lo que es peor, muestra el truco a esos millones para que, como él, creen el cambio que sabe que nada cambia. Lo hace con el verbo de los héroes anónimos, desde el mundo de la disrupción llegando a situarse en el liderazgo de un proceso que él no quiere. De esta manera trasladará el movimiento a un escenario donde sabe manejar el truco que mantiene lo de siempre.

Cambiarlo todo para que nada cambie. Gentes enaltecidas desde el rechazo de la injusticia, la desigualdad, la marginación, etc. fagocitadas en el verbo y en las formas por un poder real. Un poder de lo establecido que ve peligrar su estatus con estos movimientos y que prefiere trasladarlos a donde sus hechos dejan de serlo que enfrentarse a ellos. Transformar lo real en virtual, el cambio en continuidad, o aun peor, en el fortalecimiento de lo establecido.

Pretendido cambio que sólo modifica la apariencia y acaba trabajando para ser lo mismo que quería cambiar. Ingenuos que piensan que se les cederá el puesto de “nomago” porque vieron que alguno lo consiguió. Lamentable, pues no fue más que un señuelo, otra ilusión que confunde la realidad.

Políticos de todos los tiempos que hablaron del cambio y una vez suben al escenario pierden el objetivo, los que lo tuvieron, y aceptan el juego de no tocar lo que no se debe. Cuidado y prudencia, racionalidad y desconfianza, egoísmo y miedo, se adueñan de sus actos. Pero para seguir en el cartel del teatro deben mostrar que están alineados con esos objetivos que en la calle aprendieron.

Nuevas herramientas peligrosas para el mantenimiento del beneficio de unos pocos acaban siendo utilizadas por estos mismos para perpetuar o mejorar su situación. Herramientas asépticas que dan tan diferentes resultados cuando cambian de manos.

Empresarios del espectáculo virtual del cambio que consiguen alienar a los insurrectos para neutralizar la fuerza que nace de la necesidad vital de justicia, de la más auténtica naturaleza humana.

Malos magos, “nomagos”, unos pocos, que se apropian de consignas, formas, herramientas y verbos, para mantener su posición privilegiada a costa de los demás.

Raúl Contreras
NITTÚA

PALABRAS QUE CREAN VIDAS noviembre 7, 2017

Posted by NITTÚA in : cambio social, emprendedor social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social, valor social , add a comment

Un hospital de palabras, hace ya años de eso. Un hospital donde aquellas palabras que corren el peligro de convertirse en zombies ingresan en la búsqueda de su salud. Porque las palabras zombies son auténticos muertos vivientes. Son palabras que fueron útiles y tuvieron vitalidad en el pasado, pero que ahora sólo perviven en nuestras mentes, sin ningún contacto con la realidad pero absorbiendo nuestra energía.

Todo sigue y son más las palabras que entran en riesgo, las que terminarán ingresando en el hospital. Esto no es baladí, el lenguaje es tan importante en nuestra vida que sus pérdidas tienen un reflejo directo en nosotros.

Hemos escrito de la economía de la desconfianza, de la economía egoísta, de la economía del corto plazo y también de la economía solidaria, de la del bien común, de la feminista, de la social y de la circular. Hemos leído de economía verde, colaborativa y también de la azul. De la economía humana y de la que tiene corazón, y así podríamos seguir con unas cuantas más. Algunas con contenidos muy trabajados, otras con muchos años de realidades y otras no son sino un neologismo de moda que disfraza otras realidades muy distantes de la que intentan mostrar.

Son las palabras los ladrillos del lenguaje y éstas se cimentan sobre conceptos que sufren con el uso incorrecto y el abuso que, de forma nada inocente, se realiza sobre ellas. Llega un momento en el que uno puede llegar a dudar de si lo mejor será dejar de utilizar determinadas palabras, transformadas por la acción devastadora de un sistema cuya única intención es mantener o agrandar su preeminencia frente a cualquier alternativa.

Escuchar, a quien no escucha, hablar de co-creación es como ver a un amigo sufrir en manos de quien no le quiere bien y sólo busca una relación en beneficio propio.

Y pensando en ello se llega a la idea de que son los contenidos, los conceptos, los que hemos de hacer perdurar porque las realidades acabarán devolviendo la dignidad y el respeto a las palabras usurpadas y maltratadas. No debemos abandonarlas pues las perderíamos para siempre y con ellas perderíamos los contenidos que ellas atesoran desde antaño.

¿Qué le pasó a la justicia para que se le confunda continuamente con la aplicación de unas leyes creadas en momento determinado de la historia? La independencia que todos hemos conquistado al salir de la casa de nuestros padres hoy nos la muestran como un mal deseo recubierto de unos contenidos que le son totalmente ajenos. La política tiene ya pocos propietarios y muchos ecos. La austeridad se nos presenta como un acto de obediencia en el que no tienes capacidad de decidir. La democracia, la responsabilidad, el emprendimiento o la transparencia están en el hospital.

Mirad a donde nos lleva el abandono de las palabras, a la confusión, a la desconfianza y hasta al odio. Cada vez es más difícil el entendimiento porque ni tan siquiera decimos lo mismo cuando utilizamos las mismas palabras. Cada una de ellas es un cofre vivo que guarda realidades, sueños, ideas y relaciones que necesitamos para compartir la vida. Devolvámosles la dignidad y digámosle a quienes nos intentan confundir, desde el abuso, que no les entendemos, que se han equivocado, que conocemos las palabras y sabemos que nos cuentan otras cosas que no son las que ellos intentan transmitir.

Por la paz, la armonía, la comprensión, el conocimiento y el respeto, cuidemos nuestras palabras y así nos cuidaremos todos.

HOSPITAL DE PALABRAS Ayudanos a cuidarlas.

NITTÚA

Raúl Contreras

CONFIANZA ES REVOLUCIÓN febrero 12, 2017

Posted by NITTÚA in : cambio social, economía solidaria, justicia social , add a comment

El mundo en un cajón. Sus paredes monocromas. Pasillos que nos quieren llevar aquí y allá siempre, a un sitio que otro decidió para nosotros. Y funciona, les funciona porque lo construyen sobre el miedo. Miedo a lo desconocido, miedo a lo que harán, a salir de la rutina, a conocer,… miedo a pensar.

Cuando el miedo se instala en la sociedad se extiende como una de esas terribles manchas de petróleo que matan nuestros mares y océanos. Todo lo que toca lo destroza, lo contamina o desaparece. Así es como se construye un mundo desde la desconfianza. Con la pérdida de valores, muchas personas contaminadas aceptan el juego y lo repiten sin pensar, sin recordar quiénes son y para qué están donde están.

Entramos en la caja, su nombre, desconfianza. Una vez estás dentro, ves que deja espacio para unos pocos y miseria para muchos. Se construyen complejos laberintos de palabras estériles que sólo buscan confundir. Miles de obstáculos que la mayoría no atraviesan quedando aislados en la caja gris. Mi vecino, mi primo o mi hermano ¿Ellos también? Así perderemos la batalla.

La desconfianza se articula desde la valoración del riesgo en la confianza. Al final es el miedo a la pérdida el que cierra otras puertas.

Me pregunto ¿Cuál es la pérdida cuando optamos por la desconfianza?

Es tan grande que no la vemos. El modelo económico actual es quien más apuesta hace por mantener la desconfianza y convence a muchos, diciendo que ahorraremos problemas y dinero. Eso nos enseñan.

La desconfianza, en cambio, nos trae:

 ¿Y todo esto para que nadie sea engañado, estafado o robado?

No hace falta que te roben después de todo lo que has gastado para evitarlo ¿No crees?

La realidad, tozuda ella, nos dice que todo esto se ha construido para que sólo unos pocos puedan engañar sin consecuencias y el resto, sean disuadidos. ¿Estamos tranquilos, seguros, con quiénes dicen estar ahí velando por nuestro bien común?

Realmente nos engañaron otra vez. Nuevamente en lugar de rechazar aquello que no nos es propio ni natural lo aceptamos e incluso, lo hacemos nuestro. Es tiempo de parar, pensar y resolver. Una sociedad construida desde la confianza no sólo sería mucho menos costosa para las personas, aún teniendo que sufrir algún que otro engaño, sino que nos permitiría a todos ser más persona y convivir como iguales en un espacio de construcción personal y colectivo.

SI ESTAMOS DISPUESTOS A CAMBIAR ESTE SISTEMA, EMPECEMOS NOSOTROS MISMOS. CONSTRUYAMOS NUESTRA ALTERNATIVA DESDE LA CONFIANZA.

Raúl Contreras

NITTÚA

10 CONSEJOS PARA EMPRENDER Y NO MORIR EN EL INTENTO septiembre 13, 2016

Posted by NITTÚA in : cambio social, emprendedor social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

Cigarrillos electrónicos, chuches, perfumes, bisutería, bares, regalo barato, franquicias… Seguro que les suena ver, e intuir, el desastre: pequeños negocios que abren, malviven unos meses y cierran. Detrás suele haber historias muy parecidas: personas y familias que piensan que su única opción es para salir su desesperación es emprender…como sea.

Si le unen un discurso político apabullante de que nuestro futuro pasa por la necesidad de convertirnos de la noche a la mañana en emprendedores de éxito (ojalá), y sobre todo ese reverso culpabilizador de que cada uno tiene lo que se merece y el que es pobre o no se busca la vida es un fracasado, ya tienen muchos elementos para empezar a ponerse en su lugar.

Emprender es algo hermoso, pero muy complejo y condenado al fracaso si no se aseguran unas mínimas condiciones para su viabilidad. Para intentar echar una mano, le he pedido a Raul Contreras, mi referente en emprendimiento social desde Nittua, la plataforma para el cambio social, que resuma las 10 preguntas a las que si o si se debería dar respuesta antes de abrir su negocio. Y si quieren profundizar no dejen de leer Emprendimiento social: Qué es, qué no y cómo hacerlo viable

Gracias Raul!

Emprendedora alegre

10 consejos para emprender y no morir en el intento

Entre la fiebre alimentada del emprendimiento, que viene a decirnos a todos que quien no sale adelante es porque no quiere, y lo bien que viene para maquillar el desempleo el incremento de altas como autónomos, las personas que van siendo expulsadas del mercado laboral se enfrentan a decisiones complicadas.

Estamos, en muchos casos , frente a personas que no se habrían planteado en la vida llevar adelante un negocio propio. Personas que sin vocación emprendedora ni formación empresariaemprendedora agobiadol se ven abocados a dar una solución viable a su familia. El paro, para quien tiene derecho a él, es una solución temporal que evita la precariedad mientras buscas un nuevo puesto de trabajo. Al principio se vive como un descanso merecido y pagado. Con el pasar de los meses llegan las dudas, dado que el mercado laboral parece de todo menos activo, y con ellas el miedo. ¿Encontraré trabajo antes de que se me acabe el paro? ¿A mi edad lo conseguiré? ¿Con mi formación a donde voy?

Es en este momento cuando, alimentado por las propuestas para que emprendas piensas en una alternativa. Si no voy a encontrar trabajo ¿Por qué no me monto mi negocio? Lejos de jefes, trabajo para mi y seguro que podemos salir adelante. Además hay ayudas y no puede ser tan difícil cuando todos conocemos a alguien que no era tan espabilado como yo y le ha salido bien.

Ayuntamientos, servicios autonómicos y estatales se suman a academias, viveros, y otros en la fiebre del emprendimiento. Se ha juntado el hambre con las ganas de comer.

No es que no sea una salida posible, tampoco es que tengas que ser superman para poner en marcha un pequeño negocio, lo que sí ocurre es que no es tan fácil como nos quieren hacer ver. Hay que pensar muy bien como lo haces. El apoyo que pueden llegar a recibir las personas que andan buscando como crear su nanoempresa, esos futuros autónomos, no ha de pasar de las instrucciones para conseguir el pago único del paro y solicitar algunas subvenciones.

Desde la convicción de la necesidad de estudiar correctamente un proyecto de empresa traemos un decálogo de lo que nunca has de dejar de saber para emprender:

¿Qué es lo que vas a vender? ¿Cuál es el producto o servicio que ofrecerás?

Es frecuente escuchar a alguien decir “voy a montar una tienda de electrodomésticos, un kiosko, un bar…” pero ¿Qué es exactamente lo que vas a vender? ¿Cuál es tu competencia y qué aportarás tú que ellos no lo estén haciendo y sea valorado por los clientes? La respuesta a esta pregunta tiene que estar explicada desde la necesidad que la competencia no cubre y por lo tanto está insatisfecha. No eres una gran multinacional capaz de crear una necesidad donde no la hay, además de la carencia de ética de estas formas de actuar.

¿Qué necesitas saber para poder vender ese producto o servicio?

Emprender optimismo pesimismoNo vale todo, ni se construye por intuición, para dar un buen servicio o crear un buen producto necesitamos conocimiento sobre el tema. Definido lo que vamos a vender debemos planificar su sistema de producción o prestación del servicio. ¿Qué necesito saber y como adquiero esa formación? No conocer lo que se vende lleva a no adecuar lo que ofertamos con lo que nuestro cliente necesita. El desencuentro de las partes puede ser el principio del fin.

¿Cuánto necesitas invertir para ponerlo en marcha?

Cualquier empresario asume un riesgo que irá viendo remunerado conforme se consolida la empresa en el mercado. El primer riesgo se asume con la inversión inicial ¿Qué maquinaria, instalaciones, formación, publicidad, stocks… debo haber realizado el día que abra mi negocio? Mucho cuidado con dos partidas que no suelen tenerse en cuenta y se deben prever como una dotación de capital inicial:

◦ Las pérdidas durante el primer periodo, que puede ser con facilidad más de un año, hasta que el negocio sea rentable
◦ El sueldo que llevaré a mi casa, ¿Cuánto y desde cuándo?

¿Cómo vas a financiar esa inversión inicial?

Hay diferentes maneras de cubrirla: la capitalización del paro, préstamos bancarios, compartiendo con inversores mi negocio, subvenciones, aportación en horas de trabajo o especies… Cada una de ellas tiene unas consecuencias diferentes y debemos hacer una elección asumible teniendo en cuenta incluso el fallo en el intento.

La capitalización del paro nos deja sin paro, lo consume de golpe por lo que se pierde la protección que se ganó como trabajador por cuenta ajena. Los préstamos bancarios son caros y obligan a aportar unas garantías varias veces el valor de lo que solicitamos. Compartir la inversión elimina la deuda pero te obliga a compartir el poder, las decisiones importantes y el beneficio del negocio. Las subvenciones serán siempre bienvenidas pero construir contando con ellas no es realista, estas pueden no ser concedidas o incluso habiéndolo sido no disponer de ellas en años. Aportar nuestro trabajo sin cobrar es una buena forma de invertir sin endeudarse con terceros, dependerá de si te lo puedes permitir y cuánto tiempo.

Elegiremos una, otra o determinada combinación de ellas en función de la inversión a realizar y de la capacidad de asumir riesgos desde nuestra estructura familiar.

¿Cuánto vas a vender?

Emprendedor juzgarEs la pregunta del millón. Los estudios de mercado vienen a ayudar a dar respuesta a esta pregunta. Sin embargo, difícilmente una persona que busca establecerse como autónomo realizará uno de estos estudios por su elevado coste. La pregunta sin embargo debe ser contestada y no desde la intuición o los comentarios de amigos. Recabar datos demográficos, de consumo, del sector, de los negocios del territorio e incluso información de personas que en otros territorios tengan negocios similares al que vamos a montar son formas de acercarnos a la información que se necesita.

Los costes mensuales de nuestro negocio nos han de permitir saber qué cuantía hemos de facturar mínimo para no perder. Esa cifra se convierte en reto de venta y si además la información recabada nos indica que hay suficiente mercado tendremos una respuesta a la pregunta sobre la venta.

¿Cómo consigues esa venta?

Poner en marcha un negocio y alcanzar las ventas que nos permitan llegar a tener los resultados económicos buscados exige una planificación. ¿Qué vas a hacer para vender la cifra necesaria?No es suficiente abrir la persiana de un negocio cada mañana para vender lo que necesitamos tenemos que buscar a nuestros clientes. Un plan de ventas, el plan de marketing de las medianas y grandes empresas, debe indicarnos qué vamos a tener que hacer para conseguir el volumen de ventas. La publicidad, la distribución, el producto en calidad y precio se definen para llevar a la calle una oferta atractiva.

La actividad de venta tiene unos gastos propios que debemos considerar como lo hacemos con los de los suministros o el sueldo.

¿Conoces el régimen legal del negocio y sus consecuencias?

La persona que crea su negocio como oportunidad laboral suele acabar bajo la forma jurídica de una actividad económica sujeta al IRPF, el autónomo, a lo más, a la comunidad de bienes que son varios autónomos que comparten recursos y se presentan como grupo. Estos marcos jurídicos vuelcan la responsabilidad del negocio no solo sobre el negocio mismo sino también sobre el patrimonio personal del autónomo. Éste responde con sus bienes y rentas privadas, actuales y futuras, para subsanar cualquier perdida del negocio. En las sociedades mercantiles la responsabilidad, salvo de causas fraudulentas, no alcanza al patrimonio personal de los socios.

Debemos ser conscientes de esto más cuando podemos estar jugándonos la vivienda de la familia y quizá algunas más.

¿Con quién me junto para abrir el negocio?

Emprendimiento colgadosLos socios son un elemento de potencia para emprender pero a la vez una de las primeras causas de cierre de los negocios. Cuando uno está soñando con lo que será y confía en este futuro no suele encontrar desencuentro con las personas socias. Cuando se pone difícil, cuando la previsión no se ha cumplido, cuando hay que respaldar el negocio con los bienes particulares, cuando las pérdidas aparecen o cuando hay que cambiar sobre la marcha el planteamiento original, es cuando esa sociedad sin fisuras muestra su debilidad. Cada uno de los socios puede tener realidades diferentes en su vida particular que les obligan a posicionarse de diferente forma ante las situaciones. Por más racional y comprensible que sea, si estas situaciones no se han tenido en cuenta a la hora de elegir socios cuando lleguen tiempos difíciles las diferentes reacciones ante ellos serán razón de desencuentro y discusión.

Pensar en escenarios de futuro desfavorables antes de asumir ningún compromiso con socios puede ayudarnos a planificar las mejores respuestas a situaciones adversas. El cierre de un negocio con perdidas sólo es peor cuando éste se da con socios. Las deudas, y más para el marco jurídico del autónomo, compartidas con socios pueden llegar a ser muy dolorosas económica y personalmente.

¿Con qué información gestionas tu negocio?

Si la información ha sido clave para el diseño de la empresa no lo ha de ser menos para su gestión diaria. La contabilidad es la fuente de información que utilizan las medianas y grandes empresas. Sin embargo toda esa información para el autónomo acaba siendo un contrato con una gestoría para que lleve los impuestos. La ausencia de información impide saber qué le está pasando a nuestra empresa y qué podemos necesitar cambiar para mejorar los resultados.
Búscate el medio que pueda ser más sencillo, una hoja de cálculo, un programa en la caja del comercio, un sistema de apuntes en fichas o una contabilidad. Para recoger la información de tu negocio y así poder saber en cada momento cual es su realidad.

Es importante no confundir la cantidad de dinero disponible con los beneficios del negocio. Son dos espacios de gestión diferentes ¿Cuánto gano? ¿He cobrado lo que me deben para poder pagar mis gastos? Puedo estar ganando pero no poder pagar por no haber cobrado o al revés.

¿Conozco y cumplo toda la legislación vigente?

Las exigencias legales serán muy diferentes según cual sea la actividad económica. En el propio estudio, antes de comenzar, debemos recabar toda la información sobre las obligaciones que las leyes nos van a imponer y que en numerosos casos implicarán gastos cuando no lleguen incluso a ser motivo del cierre por incumplimiento. Las leyes no siempre contemplan la dimensión del negocio y pueden perder todo el sentido, desde cualquier lógica, para un autónomo pero ello no exime a éste de cumplirlas.

emprendedor errores

Después de volcado el decálogo podría pensarse que intentamos quitarle la idea y la ilusión a quien va a emprender. Nada menos cierto que eso. Emprender es una aventura GENIALque puede aportar muchas satisfacciones además de unos recursos económicos necesarios. Por eso mismo tenemos que hacerlo conscientes de las exigencias que esto tiene y HACERLO BIEN.

Buen viaje amigo y compañero emprendedor. Que disfrutes del camino.

@nittua

@RaulhContreras

Xose Cuns

10 Preguntas emprendedor

LA BANCA GANA agosto 24, 2015

Posted by NITTÚA in : cambio social, economía solidaria, justicia social, SPANISH REVOLUTION , add a comment

Son varias las preguntas que uno se hace cuando la realidad que nos cuentan no nos cuadra.

Hace no demasiado tuvimos que rescatar a los bancos porque habían perdido mucho dinero y no podíamos dejar que quebrasen. No entiendo muy bien por qué, pero el caso es que todos los españoles vamos a estar pagando las deudas privadas de los bancos hasta aburrirnos, (100.000.000.000 € se han inyectado a la banca, según Bruselas, y 40.000.000.000 ya son irrecuperables).

A la vez ellos, los bancos, muy serios exigen con toda contundencia a los ciudadanos el pago de sus hipotecas.

Las autoridades que controlan a los bancos les obligaron a dejar de engañarnos con sus balances hinchados de ladrillos. La situación implicó cuantiosas perdidas lo que unido a los impagos de las hipotecas y otras deudas no deja a estas entidades en una situación alegre. Sin embargo hace unos días nos daban la noticia del incremento de los beneficios bancarios, 67,5 % . ¿De dónde los sacan?

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno se hace preguntas:

Si el ladrillo que no se quedó el banco malo sigue en los balances, ahora sin inflar, o lo vendió con perdidas, si las hipotecas se renegocian por falta de capacidad de pago, si han creado el trabajador pobre y la empresa mayoritaria en España, la PYME, no encuentra financiación ni brotes por ningún lado, ¿cómo se consiguen tan pingües beneficios en la banca?

Los bancos renegocian deudas llevándolas a plazos en los que el deudor ya hará tiempo que habrá muerto. Suben los tipos de interés y alargan los plazos. Y con este panorama resulta que vuelven a dar beneficios.

La calle levanta la voz ante esta injusta e inmoral situación de unos bancos que primero rescatamos y luego obtienen grandes beneficios. Beneficios que distribuyen entre sus accionistas. Pero a uno le persigue la duda de que esos beneficios sean reales. ¿Son sus balances fieles a la realidad del banco? ¿Pueden estar cobrando más intereses de una deuda aplazada que será un futuro quebranto pero que hoy les incrementa los ingresos? ¿Estarán dando carencias para asegurarse el cobro de intereses? La situación en el corto plazo, desde una mirada miope, nos hablaría de ganancias por la subida de los precios de los servicios bancarios, pero ¿no deberíamos de contemplar las perdidas desplazadas que tendrán con toda seguridad? Entonces ¿realmente estarían dando beneficios si sus balances recogieran la realidad de sus operaciones?

Supongamos que no tienen los beneficios que nos cuentan. Entonces ¿qué dinero se están repartiendo los accionistas? Sólo se me ocurre uno, el que todos los ciudadanos debemos por imposición del Estado y hoy pagamos como recortes sociales, culturales, en sanidad o educación. ¿Estaríamos rescatando a los accionistas de ser la situación así?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más nos vale que las respuestas a las preguntas no sean las que podemos imaginar. Si las tasas de beneficios de la banca son tan inmorales como la remuneración de sus directivos, ¿cómo calificaríamos la distribución del rescate entre los accionistas?

Raúl Contreras

NITTÚA

LA MÁSCARA DE LOS MERCADOS julio 18, 2015

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, justicia social , add a comment

A cierta altura no hay espacio para aquello que nunca tuvo que existir. Nos hemos de reunir todos allí, arriba, en otro nivel, y dejar a los miserables que acaben ocupando los sótanos de donde nunca deberían haber salido.

Las noticias del genocidio internacional bajo el nombre de los mercados, como si fueran un antifaz suficiente para esconder a los que detrás crean esas realidades, se suceden cada día. En unos países, sin disimular lo más mínimo, alimentan las guerras que les permiten apropiarse de sus riquezas. El Congo y Colombia viven esa realidad en la que ser un país rico es la mayor desgracia para los que allí nacieron. No es difícil imaginar que a Alemania o a EEUU no les hubiera ocurrido esto.

En otros países las formas son menos evidentes pero no menos crueles. Hoy países como Grecia sufren una guerra abierta de los genocidas. En esta ocasión los muertos se han suicidado. Llevar a las personas hasta el suicidio les parece exenta de cualquier responsabilidad. Las personas pasan privaciones en sus necesidades básicas y lo hacen, para mayor desgracia, con un sentimiento impuesto de culpa.

El miedo es la herramienta más rentable que manejan esos mercados con la connivencia de los menos-validos que lo permiten desde instrumentos públicos creados para otros fines. Nos dicen haz esto o aquello pues de lo contrario lo perderás todo, tus hijos no tendrán que echarse a la boca y… Cuando te roban la dignidad, te pierden el respeto y te llevan a la miseria y la explotación aun debes estar contento pues pudiste haber muerto.

Cada mañana podemos encontrar varias noticias del genocidio internacional que además intenta institucionalizarse y armarse jurídicamente para demostrarnos que eso es justo porque es legal. El TTIP es un buen ejemplo, y no el único, en este sentido. Los gobiernos de espaldas a sus países pactan en la oscuridad los planes de guerra tramados para cuidar los intereses de unos pocos que concentran cada vez más riquezas. Si alguno sale díscolo el resto de los menos-validos, servidores fieles de los mercados, le explicarán cómo habrán de desaparecer y cómo su caída en picado ha de servir de ejemplo para otros valientes incautos que pudieran estar pensando en adoptar posiciones no obedientes.

 

Contranuncios. Consumir hasta morir

¿Qué hacer desde mi pequeña realidad ante estos gigantes del mal? Lo primero no alimentarlos. Las necesidades del planeta y las personas, la racionalidad económica y la lucha contra los genocidas coinciden como objetivo cuando hablamos de decrecimiento. Reducir el consumo de lo que no es necesario, abandonar el crecimiento por el crecimiento y el consumo sin sentido. Una reducción del consumo selectiva, que dirija nuestros recursos hacia los productores que realmente aportan riqueza y arruinen a los que matan en el Congo o pro-suicidan en España o Grecia. El consumo responsable es una herramienta de gran fuerza ante la que los mercados no sabrán reaccionar, si conseguimos entre todos, con nuestra acción diaria, tener una dimensión suficiente.

Cada acto responsable en mi consumo lo he de dedicar al niño de las minas de coltán y a las mujeres del Congo, al campesino colombiano, a aquel que migra para encontrarse frente a una valla mortífera que le dice que no puede venir a vivir con aquellos que le robamos lo que tenían, al ciudadano griego que sufre la guerra sucia de los mercados con hambre, inclemencias y miserias….

Decidamos ya, cada uno de nosotros, a dónde enviamos los euros que gastamos.

NITTÚA

Raúl Contreras

NITTÚA INFORMA abril 10, 2015

Posted by NITTÚA in : acciones, cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, exclusión social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social, SPANISH REVOLUTION, SROI, Trabajador Acompañante, valor social , add a comment

11150290_531070017032106_6046529347558069639_n

 

PULSA EL BOTÓN  actua=20ahora

CURSO MEDICIÓN DEL VALOR SOCIAL diciembre 18, 2014

Posted by NITTÚA in : consumo responsable, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

SROI2015

Para más información sigue este enlace  http://valorsocial.org

VIDA Y ECONOMÍA diciembre 10, 2014

Posted by NITTÚA in : cambio social, economía solidaria, justicia social, valor social , add a comment

LA ECONOMÍA EN NUESTRAS VIDAS

 

ECONOMÍA… esa sombra que todo lo cubre.

Centro de nuestro día, según parece ser.

Hasta aquellos que levantan su voz contra ella lo hacen para cambiarla,  pero no de lugar.

Los que de ella viven y aquellos que la sufren, todos ellos juntos, se muestran firmes en mantenerla en ese espacio general, prepotente y falso.

Economía que llena papeles y okupa nuestro tiempo, sin permiso para ello. De ella todos hablamos, inundando nuestras cabezas de datos y palabras que tantas veces no dicen nada.

Se nos muestra fuerte y distante, compleja, difícil de entender y aun más de controlar,… salvo para unos pocos. Aquellos que regalan miedo para seguir siendo pocos.

 

Pero en esta historia hay, al menos, dos grandes mentiras pues en realidad:

La economía es de cada uno de nosotros. Es una herramienta que a todos nos pertenece y la debemos utilizar para nuestro bien – estar, para el bien – común.

NO es la que marca los caminos de nuestras vidas. No es omnipotente, ni la clave de lo que nos ocurre. Sin embargo permite ser controlada por una minoría frente al resto de la humanidad. Es manejable si estás entre los elegidos, nadie sabe por quién.

 

Nuestras vidas, al contrario,se marcan con música, poesía, cuentos, bebida y comida, humor, paisajes, lugares, tradiciones, costumbres, …. y saber popular. Tantas y tantas cosas que forman nuestra cultura.

 

set-monedas-de-chocolate-personalizadas-4031-MLV4894129099_082013-O

 

La economía nada es, ni nada vale sin la CULTURA. Ella es la que autoriza o no sus quehaceres. La CULTURA impregna nuestras vidas desde siempre, apoyada en el consenso y la aceptación general.

CULTURA, de largo recorrido y respetuosa con los tiempos del hombre y del planeta.

 

Nada ha de cambiar en la economía si antes no la cambiamos de lugar, dando paso a la construcción colectiva de la cultura: libre, diversa, bella y dispuesta a ser vivida. Que difícil es la manipulación de una cultura que como un árbol monumental necesita tiempo para ser.

 

La cultura es nuestra.

DE TODOS

 

Nittúa

Raúl Contreras

Núria González