jump to navigation

OKONOMIA ABRE MATRÍCULA marzo 5, 2017

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, valor social , add a comment

NUEVO CURSO DE OKONOMIA

ESTA VEZ CON LA UNIVERSIDAD POPULAR DE VALENCIA

A

LA MÁSCARA DE LOS MERCADOS julio 18, 2015

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, justicia social , add a comment

A cierta altura no hay espacio para aquello que nunca tuvo que existir. Nos hemos de reunir todos allí, arriba, en otro nivel, y dejar a los miserables que acaben ocupando los sótanos de donde nunca deberían haber salido.

Las noticias del genocidio internacional bajo el nombre de los mercados, como si fueran un antifaz suficiente para esconder a los que detrás crean esas realidades, se suceden cada día. En unos países, sin disimular lo más mínimo, alimentan las guerras que les permiten apropiarse de sus riquezas. El Congo y Colombia viven esa realidad en la que ser un país rico es la mayor desgracia para los que allí nacieron. No es difícil imaginar que a Alemania o a EEUU no les hubiera ocurrido esto.

En otros países las formas son menos evidentes pero no menos crueles. Hoy países como Grecia sufren una guerra abierta de los genocidas. En esta ocasión los muertos se han suicidado. Llevar a las personas hasta el suicidio les parece exenta de cualquier responsabilidad. Las personas pasan privaciones en sus necesidades básicas y lo hacen, para mayor desgracia, con un sentimiento impuesto de culpa.

El miedo es la herramienta más rentable que manejan esos mercados con la connivencia de los menos-validos que lo permiten desde instrumentos públicos creados para otros fines. Nos dicen haz esto o aquello pues de lo contrario lo perderás todo, tus hijos no tendrán que echarse a la boca y… Cuando te roban la dignidad, te pierden el respeto y te llevan a la miseria y la explotación aun debes estar contento pues pudiste haber muerto.

Cada mañana podemos encontrar varias noticias del genocidio internacional que además intenta institucionalizarse y armarse jurídicamente para demostrarnos que eso es justo porque es legal. El TTIP es un buen ejemplo, y no el único, en este sentido. Los gobiernos de espaldas a sus países pactan en la oscuridad los planes de guerra tramados para cuidar los intereses de unos pocos que concentran cada vez más riquezas. Si alguno sale díscolo el resto de los menos-validos, servidores fieles de los mercados, le explicarán cómo habrán de desaparecer y cómo su caída en picado ha de servir de ejemplo para otros valientes incautos que pudieran estar pensando en adoptar posiciones no obedientes.

 

Contranuncios. Consumir hasta morir

¿Qué hacer desde mi pequeña realidad ante estos gigantes del mal? Lo primero no alimentarlos. Las necesidades del planeta y las personas, la racionalidad económica y la lucha contra los genocidas coinciden como objetivo cuando hablamos de decrecimiento. Reducir el consumo de lo que no es necesario, abandonar el crecimiento por el crecimiento y el consumo sin sentido. Una reducción del consumo selectiva, que dirija nuestros recursos hacia los productores que realmente aportan riqueza y arruinen a los que matan en el Congo o pro-suicidan en España o Grecia. El consumo responsable es una herramienta de gran fuerza ante la que los mercados no sabrán reaccionar, si conseguimos entre todos, con nuestra acción diaria, tener una dimensión suficiente.

Cada acto responsable en mi consumo lo he de dedicar al niño de las minas de coltán y a las mujeres del Congo, al campesino colombiano, a aquel que migra para encontrarse frente a una valla mortífera que le dice que no puede venir a vivir con aquellos que le robamos lo que tenían, al ciudadano griego que sufre la guerra sucia de los mercados con hambre, inclemencias y miserias….

Decidamos ya, cada uno de nosotros, a dónde enviamos los euros que gastamos.

NITTÚA

Raúl Contreras

NITTÚA INFORMA abril 10, 2015

Posted by NITTÚA in : acciones, cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, exclusión social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social, SPANISH REVOLUTION, SROI, Trabajador Acompañante, valor social , add a comment

11150290_531070017032106_6046529347558069639_n

 

PULSA EL BOTÓN  actua=20ahora

LA ECONOMÍA ES DE TODOS noviembre 4, 2013

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social , add a comment

Salimos a la calle, entramos en casa, llegamos al trabajo y la economía nos persigue allá donde vayamos. Han llegado incluso a convencernos que no hay nada en este mundo que no esté controlado por la economía. Y lo que es peor, nos trasladan de muchas maneras, que además nosotros no podemos comprender y debemos asumir su omnipotencia.

Cuánta mentira, cuánta carencia de rigor, cuánto análisis parcial, escorado, inservible fuera de las peceras donde viven. Las consecuencias de aceptar esta realidad virtual son nefastas para las personas, sobre todo para las personas como colectivo, para la ciudadanía.

La economía es nuestra, es de todos y en nuestras manos está que su control vuelva estar donde le corresponde. A partir de ese momento volverá a ser una herramienta al servicio de la creación de riqueza común. Una economía útil, al servicio de los valores que nos ordenan realmente en nuestras vidas y distante de las partidas de poker en las que se apuesta a favor de la pobreza ajena buscando pingües beneficios financieros.

Para conseguir esto debemos conocer esta herramienta, saber utilizarla para que cumpla con nuestras expectativas y necesidades. Debemos empoderarnos y democratizar la economía y así, convertirla en la forma de alcanzar la riqueza común.

OKONOMIA, la escuela popular de economía, tiene éste como su objetivo. Inició su actividad hace ya un año y hoy vuelve a abrir sus aulas para que todos aquellos que así lo quieran puedan trenzar las riendas que le permitan controlar su economía. Tanto la doméstica como la colectiva, pues en ambas dos tenemos mucho que decir y que aportar.

El año pasado un primer grupo de personas construyeron su conocimiento, siguiendo la pedagogía de Paulo Freire, desde sus necesidades y sus realidades. Este año, Okonomia no sólo vuelve a abrir su aula en Benimaclet sino que lo hará en enero en otras ciudades españolas. De este primer grupo hemos recogido algunas impresiones de quienes vivieron esa primera experiencia y hoy las compartimos con todos en el siguiente vídeo.

 

 

Sé el dueño de tu economía. OKONOMIA abre la matrícula para la Escuela Popular de Economía, ponte en contacto con nosotros a través del correo info@okonomia.eu o visita nuestra web http://okonomia.eu

 

OKONOMIA es una escuela que poco a poco va siendo de todos y para todos.

 

NITTÚA

Raúl Contreras

Núria González

 

BOLETÍN NITTÚA MARZO 2013 marzo 29, 2013

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, emprendedor social, exclusión social, INNOVACIÓN SOCIAL, justicia social, Trabajador Acompañante, valor social , add a comment

PULSA SOBRE LA IMAGEN Y ACCEDERÁS AL BOLETÍN DE MARZO CON AQUELLO QUE NOS HA OCUPADO, MAYORITARIAMENTE, EN LOS ÚLTIMOS MESES.

Captura de pantalla de 2013-03-29 15:21:41

SI GOBERNASEN NUESTRAS MADRES … mayo 6, 2012

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, justicia social, valor social , add a comment

Muchos de nosotros crecimos en unos hogares donde la gestión de la economía familiar estaba claramente distribuida entre ingresos y gastos. Los ingresos correspondían al hombre, nuestros padres. Ellos trabajaron fuera de casa, se encomendaron a la tarea de traer un sueldo. Su encomiable acción, que la mayoría ejercieron con empeño y tesón, aportaba los únicos ingresos que entraban en la mayoría de las familias. Unos ingresos, que se fijaban sin que nuestros padres tuvieran apenas capacidad de afección sobre la cuantía. Salvando a los más emprendedores, el resto se afanaban en ir escalando posiciones en la empresa y así poder mejorar sus ingresos, sin representar ésta, en la mayoría de los casos, una variación sustancial.

Los costes y su gestión correspondían a nuestras madres. A ellas correspondía la magia de llenar los platos de comida todos los días, de tener un suéter limpio en el cajón cuando hace frío y una libreta donde hacer los deberes para crecer en conocimiento. Esta labor la realizaban nuestras madres con cualquiera que fueran los ingresos de la casa. Ellas han sido la flexibilidad, el encaje, la creatividad y el sacrificio para responder a las necesidades de los suyos con los ingresos que habían. Bocadillos con muchas patatas y huevos en unos hogares, eso sí exquisitos, y con pescado y carne en otros, pero siempre con algo que llevarse a la boca. Su gestión de los costes siempre aportó el equilibrio y la salud a la economía familiar.

Este modelo de gestión se complicó más, cuando el capital decidió que había que convertir en propietarios a todos los proletarios, frase que todos conocemos. La propiedad entra a empujones en nuestros hogares con la compra de una vivienda. Esto se introduce vía ingresos, ahora, no por un aumento de los ingresos de nuestros padres, sino por un endeudamiento. Todo se dibujó para que nadie quedase sin vivienda, lo financiaron bancos e incluso el Estado, de esta manera se incrementaron artificialmente los ingresos. Esta acción, apoyaba a la vez un sector locomotora del crecimiento económico, la construcción. Es el crecimiento como solución para todo.

Nuestras madres tuvieron que hacer gala de sus mejores habilidades, pues la adquisición de la vivienda incrementó los costes. Su gestión, y las horas extras de nuestros padres, fueron clave del sostenimiento. Algunas tuvieron que trabajar en sus casas para completar los ingresos y que estos pudieran aguantar la nueva estructura de gastos.

Tras este primer incremento virtual de los ingresos, éstos, construidos mayoritariamente sobre la figura del hombre, se convierten en el objetivo central de muchas familias en la búsqueda de nuevos objetos que tener en propiedad. El coche es el segundo golpe en la economía familiar. También éste fue soportado por nuestros padres cayendo nuevamente en deudas aplazadas. La compra a plazos se extiende a infinitud de objetos y los ingresos de la familia cada vez son menos reales. En esta espiral nuestras madres entraron menos, ellas no distinguían un coche de otro, no tenía importancia, no tenían tiempo para ver la televisión pues estaban haciendo nuestras cenas y así con tantas otras cosas. Los costes y su gestión sin embargo, sí eran reales y ellas lo gestionaron con una habilidad tal, que aún hoy en día las reconocemos viviendo con exiguas pensiones de viudedad que a nosotros no nos durarían una semana.

La necesidad de ingresos se impone conforme lo hace el consumo como un valor en sí mismo. Es el momento de la incorporación de la mujer al mercado laboral, esto hace elevar los ingresos de las familias. Celebramos que la mujer se incorpore al mercado laboral pero ¿quién y cómo se gestionan ahora los costes? Las propiedades se multiplican, segundas viviendas en la playa o en el campo, más coches y televisores de grandes dimensiones…. Todo ello se hace con el empuje y la filtración del mundo financiero en nuestras pequeñas economías. Cada vez más, aquellos que aportan menor valor son los que nos detraen más recursos.

La importancia manifiesta de los ingresos frente a los costes adquiere su máxima relevancia cuando el derecho a la especulación, negocio lucrativo que ocupa la mayoría de las transacciones financieras, impregna todo el sistema, incluidas esas economías domésticas. Es un homenaje a la generación de ingresos en el corto plazo, sin tener en cuenta para nada los costes. ¿Donde se quedó todo lo que nos enseñaron nuestras madres?

Las empresas, que no dejan de estar gestionadas por personas, no se mantienen ajenas a todo este proceso. El corto plazo y el pelotazo, como se llamó al enriquecimiento rápido a costa de los demás, se impone como la versión especulativa sobre la gestión empresarial. El empresario busca mejorar los beneficios y lo hace controlando los ingresos y los costes pero sólo en una parte de su acción, en el proceso productivo interno. La empresa, como las personas, comienza a trasladar costes en el tiempo y estas añaden en el espacio. Sus cuentas de explotación no representan la realidad de sus costes sino sólo de aquellos que asume, el resto los tendremos que pagar otros que nos vemos afectados por ellos, o nuestros hijos cuando no puedan escapar de las consecuencias. Se fingen ingresos para justificar al capital una inversión con un buen rendimiento, injustificable por su magnitud en ocasiones. Activos sobrevalorados, deudas tapadas, sueldos multimillonarios de sus directivos, proveedores pendientes de cobro,… básicamente un descontrol de los costes al servicio de los ingresos.

Hoy, cuando se están viendo forzadas a asumir la realidad, muchas empresas están quebrando, otras se salvan porque tuvieron una oportuna gestión de sus costes y unas pocas ganan grandes cantidades exportando sus costes cada vez en mayor cantidad. Escenas de las películas en blanco y negro se repiten hoy cuando vemos a trabajadoras y trabajadores personándose todos los días , llamados por una ETT (empresa de trabajo temporal), a la puerta de una fábrica para que cada jefe de sección de la planta de producción elija ese día quién entra o no a trabajar. Episodios, muy reales, actuales y cercanos, que también rememoran épocas de patio de colegio donde elegías a aquellos compañeros con los que formar tu equipo de balonmano, fútbol, béisbol,….

Esta absurda gestión económica alcanza, como no podía ser de otra manera, a nuestras administraciones públicas. En ellas no se trabaja con análisis coste/beneficio, su clave es la gestión de un presupuesto. Vaya!!! como nuestras madres cuando recibían la cantidad que tenían para que todas las necesidades de la casa fueran satisfechas. La gran diferencia es que nuestra administración no ha encontrado en sus dirigentes la pericia de nuestras madres ni la voluntad firme de ellas. La administración ha perdido el control de los gastos para no ser menos. Se multiplican las administraciones públicas, se pagan los costes que las empresas jamás asumieron, los políticos se fijan sueldos y otros gastos cada vez más altos, multiplican puestos de asesores en muchas ocasiones innecesarios. Invierten cantidades millonarias en aeropuertos sin aviones, circuitos de fórmula 1 imposibles de amortizar, viajes papales, ciudades temáticas, ríos navegables para el ocio, y otros gastos o fugas menos lícitas que llenan nuestros juzgados día sí, día también.

Hoy, cuando esto ya no se sostiene, nos hablan de perseguir el análisis coste/beneficio pero, en lugar de seguir el ejemplo de nuestras madres, siguen a las peores empresas. Plantean un análisis parcial sobre acciones concretas en la resolución de las consecuencias, en lugar de trabajar integralmente sobre las causas de los problemas con ese análisis. Fácilmente nos pueden llevar a estar toda la vida resolviendo un problema que conocemos claramente quién y cómo se genera, es más, el control de costes es tan escaso que podrían contratar a quien genera el problema para arreglarlo, siempre que la segunda parte la haga de forma eficiente. A mí no me cabe duda alguna que mi madre, si rompiese un plato, no me premiaría si lo arreglo pegándolo, ni aunque sea el mejor pegando platos rotos, ella me exigiría no romperlos. Ella sí sabe gestionar los costes.

Tampoco a nuestras madres se les ocurriría luchar por incrementar los ingresos de su economía dejando a sus hijos sin un plato de comida, sin una cama bajo techo o sin un abrigo que ponerse en el crudo invierno. Nuestras madres se quitarían la comida de la boca y dormirían en el suelo antes que nosotros tuviéramos que pasar por ello.

Lejos de pensar que este escrito es ligero en su tratamiento, y que nuestras madres nada tienen que aportar a un modelo económico que nos dibujan complejo, llenándolo de verborrea y mentira que sólo busca confundir y crear miedo, sé que si ellas gobernaran nuestras casas, nuestras empresas y nuestras administraciones, hoy no estaríamos donde estamos.

Desde la conciencia de cada una de las palabras que escribo afirmo que tenemos mucho que aprender de nuestras madres para llegar a saber gestionar correctamente un modelo económico que esté al servicio de las personas. Sí, claro, ya lo sé…. pero a mi madre nunca se le hubiera ocurrido la estupidez de crear una herramienta/sistema que en lugar de servirnos nos fuerza a servirle.

NITTÚA

Raúl Contreras

Núria González

 

 

EL VALOR DE UNA MONEDA BIEN GASTADA marzo 18, 2012

Posted by NITTÚA in : cambio social, consumo responsable, economía solidaria, INNOVACIÓN SOCIAL, SPANISH REVOLUTION , 2comments

Consumo responsable,

consumo responsable…..

Tantos años de esfuerzos y tantas personas trabajando por un consumo responsable y quizá hoy la crisis nos muestre, con clara evidencia, que es la mejor carta en nuestras manos para salvar una situación que, ni nuestros políticos, ni quienes los dirigen, quieren resolver.

Nos cuentan de una reforma laboral que es necesaria y que es buena para todos, pero nadie lo entiende. Ninguno se cruzó con esa razón. El trabajador no encuentra el beneficio en ninguna parte. Para el trabajador en paro aun tiene menos sentido. Y para el empresario, en general, no hay mayor beneficio que ahorrarse algo en un despido y en ese ahorro sólo veo problemas para mañana.

 Sí, la inmensa mayoría de empresas de nuestro país son pequeñas empresas, cuando no microempresas, y no encuentran respuestas en un despido. Necesitamos que la venta recupere terreno y eso no es posible si quien podría comprar no tiene con qué. ¿De qué sirve ahorrar unos euros en un despido, más allá del hoy? Se nos pide que reduzcamos nuestra actividad y para que lo hagamos nos abaratan el despido, pero nosotros no queremos porque eso es la crónica de una muerte anunciada.

 ¿Dónde está entonces el beneficio de esta reforma, junto a otras de idéntico signo?

 Sólo hay dos grandes beneficiados la gran “empresa” que realiza despidos en masa y aquellos que son mal llamados empresarios, que siempre fueron unos ladrones y que hoy para robar no tienen que transgredir tanto la ley.

Nos dicen que vamos a ser más competitivos y nos llegará la demanda desde otros países, pero, miremos a nuestro alrededor y luego volvamos a leer esta afirmación gratuita. Y todo esto además en un país cuyo mercado interno es básico para su desarrollo.

 Junto a la reforma laboral llegan más apoyos a la banca y más recortes para las gentes. El gasto público por los suelos, cuando éste es el único capaz de animar de forma ágil la demanda. No es una sensación sino una realidad que nos están llevando, desde el miedo y la amenaza, en sentido opuesto al que deberíamos estar andando. Y esto ya viene de atrás pues siguen las lineas que les marcan quienes sí se benefician de esta crisis.

Podemos forzar que esto cambie, todos podemos hacer fuerza con nuestra acción diaria de consumo. Siempre fue difícil hablar de consumo responsable, y más lo es ahora cuando apenas tenemos con qué consumir y andamos de espaldas a las políticas del más agresivo neoliberalismo que nos imponen. Consumimos menos, sí, pero lo hacemos, y desde esa acción tenemos nuestro mayor poder. Hay que ejercerlo.

Todos sabemos que la relación que ha imperado en el consumo, hasta la fecha, es el precio / cantidad, una relación que sólo tenía una defensa sensata en quien no tenía casi nada.

Cuando consumimos estamos decidiendo muchas más cosas que tener o no tener algo. Decidimos:

 

 

Ojala se nos facilitase tener respuestas, de una forma sencilla, a cada una de estas cuestiones en cada producto. Con el esfuerzo de todos lo conseguiremos. Sin embargo, es tan escasa la acción crítica del consumidor más allá del precio y como mucho la marca, que seguramente en un momento como este sería suficiente al menos preocuparnos de

 

 

Y saber esto, con mucho de lo que consumimos, no es complicado. Pensemos en las empresas de nuestra localidad, de nuestra comunidad, en aquellas de la tierra colindante a las que conocemos y no necesitamos que nos cuenten. También conocemos al que nos abandonó para producir explotando personas y tierras, creando costes sociales y medioambientales en nuestra tierra y en los países a dónde se lleva la producción. Elijamos, dónde depositamos esa moneda que nos cuesta hoy tanto, para que además de satisfacer nuestra necesidad genere un empleo y posibilite al máximo una salida a esta crisis.

Con los gobiernos de espaldas y el gran capital dedicado al poker, en apuestas que no tiemblan cuando lo hacen contra su propio país, la solución sensata está en las manos de la ciudadanía; trabajadores y pequeños empresarios que viven, ya no abandonados, sino castigados.

Movilicemos todos los días nuestra acción de consumo. Pongamos nuestro dinero, aunque sea cada vez más escaso, a crear empleo, riqueza comunitaria, valor social y medioambiental y solidaridad. Encontraremos todo un mundo de productos en la economía social y solidaria (por ejemplo en www.konsumoresponable.coop) que junto a los que conocéis en vuestro entorno os ofrecerán posibilidades para reorientar el beneficio que genera nuestro consumo.

 

NITTÚA

Raúl Contreras

Núria González

CONSUMA SATISFACCIÓN mayo 28, 2010

Posted by NITTÚA in : acciones, Artículos y documentos, cambio social, economía solidaria , 145comments

Bueno, bonito y barato.

Conseguir un buen producto a precio bajo es un logro.

Conseguir dos, en lugar de uno, es un logro.

Situarse en el espacio de la ventaja frente a un tercero es un logro.

¿Son estos logros la constatación de la satisfacción para el consumidor?

Los criterios de valoración que utilizamos en la sociedad de consumo actual no son elegidos desde la libertad del consumidor, ni tan siquiera lo es la ponderación de los mismos en el peso de la decisión. El paradigma del consumo utiliza la relación precio/cantidad como ordinaria. Se podría afirmar, como reflexión ante el comportamiento del consumidor que, la cantidad marca el nivel de satisfacción. Cuando se eleva el paradigma introducimos un segundo parámetro, la calidad. El concepto de calidad que se utiliza queda normalmente restringido a la calidad de las materias primas utilizadas para su ejecución, o en el peor de los casos, al reconocimiento social de cierta materia prima o marca de la misma.

Un paradigma tal, introduce al consumidor en una espiral de consumo por la cantidad donde el único freno es la capacidad de compra, incluso en ocasiones, asumiendo deudas.


Los consumidores debemos ser responsables, debemos perseguir el cambio en el paradigma del consumo. Los consumidores nos debemos empeñar en no engañarnos. La cantidad sólo resuelve la necesidad cuando se parte de la nada o de muy poco. En el resto de los casos, la búsqueda de la cantidad no aporta más satisfacción en el consumo.

La carencia de información reduce nuestra capacidad de elección. Necesitamos información para saber cómo afecta nuestra elección a nuestro pueblo o ciudad, a nuestros montes y mares, a nuestros vecinos, al futuro de nuestros hijos,… Añadir parámetros en nuestra elección nos facilita alcanzar niveles de satisfacción mayores.

Hablar de más parámetros de elección para poder elegir libremente no significa hacer compleja la decisión. No hablamos de que sean muchos ni complicados:

El precio tiene que dejar de ser el elemento de decisión para ser uno más de los parámetros, perdiendo peso en la decisión conforme la renta se aleja de la pobreza.

El cambio del paradigma del consumo potencia la aplicación racional de los recursos para la satisfacción de las necesidades reduciendo el volumen del consumo necesario como consecuencia directa.

La reducción del consumo libera al consumidor de una espiral sin sentido que genera dependencia e insatisfacción.

Raúl Contreras y Núria González

ESTO ES LO QUE SOMOS. ESTO ES NITTÚA mayo 15, 2010

Posted by NITTÚA in : cambio social, economía solidaria, exclusión social, para pensar , 42comments

Vivir como uno piensa y como uno siente es vivir Nittúa. Un espacio en el que se recogen éxitos, fracasos, alegrías, tristezas, encuentros, desengaños, sueños, y desilusiones que rodean a dos personas que se encontraron, seguramente no por casualidad, hace ya 6 años y que desde entonces han sabido, desde la transparencia, reconocimiento y respeto, construir posibilidades que poner en manos de quiénes, como ellos, tienen la certeza que otros mundos son posibles y que otras formas de entender y hacer economía son factibles en este mundo cada vez más consumista donde impera la cantidad por encima de la calidad, el individualismo frente a la cooperación, la satisfacción personal frente al bienestar común y el yo frente a la satisfacción de ser en el otro.

Cuando decides, no sabes muy bien cuándo, ni dónde, ni cómo, ni por qué, recorrer ese camino lo haces a sabiendas que en muchas ocasiones has de sentir el verdadero significado de la soledad, de la incomprensión y de la sinrazón. Eso es lo que te construye como persona y te hace ser aquello que te permite conciliar el sueño por las noches, caminar del lado del sol o de la luna con una gran sonrisa en tu cara.


Los sentimientos y las sensaciones se agolpan cada vez que cruzas esa puerta por las mañanas y te dejas envolver por todas y cada una de ellas. Desde ahí, desde todo esto, nace Nittúa. Una plataforma que contribuye al diseño, ejecución y fortalecimiento de mecanismos y herramientas que posibiliten constituirse como verdaderas palancas de cambio social.

Convencidos que las personas podemos, e incluso debemos, promocionarnos como ejes activos y participativos de nuestros propios procesos Núria González  y  Raúl Contreras desarrollan desde Nittúa herramientas que fortalezcan las redes sociales, promoviendo a su vez el análisis e innovación dentro del sistema donde confluyen entidades públicas y/o privadas y empresarios corresponsabilizados en y con su territorio. Desde esa convicción, es desde la cual hay que otorgar el carácter transformador de todas y cada una de sus acciones. Acciones que deben sumarse unas a otras puesto que la individualización no posibilita en ningún caso la réplica y por lo tanto la sostenibilidad o el sentido de sus acciones.

Pero esto no será posible si no se dinamizan e intercambian conocimientos, experiencias, saberes, si no se genera valor social y se establecen puentes y redes entre el mundo económico/empresarial y el mundo social. Para ello, y por ello, Nittúa trabaja en coordinación con diversas redes como Ashoka Emprendedores Sociales, REAS (Red de la Economía Alternativa y Solidaria), Fiare y otras entidades del territorio que tienen como fin la búsqueda e implantación de alternativas económicas en el ámbito social.

Nittúa nace desde la coherencia, responsabilidad y compromiso como ejes desde los cuales fomentar nuevas formas de ejercicio y participación activa de la ciudadanía, impulsando como no, la capacidad emprendedora de cada una de ellas y generando nuevas estrategias y dinámicas que atiendan a las desigualdades y diversidades que constituyen las diferentes identidades sociales en áreas como el empleo, la economía y la formación.

Una plataforma que surge tras 11 años de formación y experiencia práctica durante los cuales se han impulsado, promovido y desarrollado proyectos vinculados al ámbito social como por ejemplo finanzas alternativas, útiles financieros éticos y solidarios, cláusulas sociales, formación de emprendedores, mercado social, empresas de inserción, centros especiales de empleo, diseño e implantación de nuevos perfiles profesionales, … con el fin de posibilitar, desde lo económico, la generación de cambio social y con el empoderamiento de la gente como eje fundamental del mismo.

En definitiva Nittúa es un espacio de generación y libertad de conocimiento donde éste no encuentra límites y donde la gente, las personas, hacen uso del mismo. Un banco de conocimiento real, de posibilidades infinitas al alcance de aquellos que así lo deseen y crean firmemente que otros modos de entender y de hacer las cosas puede emprenderse.

Raúl y Núria

NITTÚA

Hay muchas razones para actuar YA febrero 9, 2010

Posted by NITTÚA in : economía solidaria , 75comments

YA LO SABÍAMOS

Sabíamos que los productos ecológicos son sanos lo que quizá no tengamos tan claro es que malsanos pueden llegar a ser los otros.

http://www.youtube.com/watch?v=h07olSK9XMM&feature=player_embedded